A lo largo de esta semana dos buques cargarán en el puerto de Cartagena 9.300 toneladas de chatarra de la empresa Hermanos Inglés, que serán exportadas a Turquía y Portugal.

El Northwester, con bandera de Vanuatu, se encuentra atracado en el muelle Polivalente. Con 103 metros de eslora, zarpó el pasado 20 de agosto de Estambul y volverá a este puerto con 5.800 toneladas de chatarra. Por su parte, el MSM Dolores, con bandera de Chipre, ha llegado procedente del puerto francés Port La Nouvelle y trasladará 3.500 toneladas a Portugal.

Hasta julio, se han movido más de 14.000 toneladas de chatarra de hierro frente a las 9.300 del mismo periodo del año anterior, con un incremento de casi el 50%. Por tanto, en una semana se van a exportar las mismas toneladas que durante los siete primeros meses de 2019.

La posición estratégica de Cartagena y la competitividad que ofrece con sus tarifas y servicios, suponen una oportunidad para avanzar en nuevas líneas de negocio. En este caso, el crecimiento de los tráficos se debe al repunte del consumo de acero en países como Turquía, que compra chatarra para convertirla en acero.

El Grupo Inglés, que engloba a empresas dedicadas al reciclaje de chatarras férricas y no férricas, es el responsable de la mayor parte de la exportación de este material realizada por el puerto. Además, cuenta con las certificaciones ISO 14001 de Gestión Ambiental, ISO 9001 de Gestión de la Calidad, así como ISO 45001 de Prevención de Riesgos Laborales.

En 2019, la empresa exportó 36.000 toneladas de chatarra a varios países, aunque principalmente a Turquía, pero en 2020 ya se ha superado esta cantidad, con más de 40.000 toneladas enviadas.

Conviene recordar los esfuerzos que está realizando la Autoridad Portuaria para optimizar la eficiencia de este tipo de actividades portuarias, con la instalación de dos estaciones medidoras de contaminantes en Escombreras, pues es necesario compatibilizar el movimiento de graneles sólidos con el mantenimiento de unos adecuados niveles de calidad del aire.