El tráfico de mercancías en el puerto de Málaga se consolida y crece entre los meses de enero y agosto de 2021, superando la cifra acumulada de antes de la pandemia.

Durante este periodo, el recinto portuario movió 2,7 millones de toneladas, lo que supone un incremento del 60% en relación a los mismos meses de 2020 observándose, a su vez, un aumento del 18% respecto al ejercicio 2019.

Volviendo a la comparativa con el año anterior (2020), el granel sólido ha supuesto un importante revulsivo para la actividad portuaria, moviéndose un millón de toneladas en los ocho primeros meses, lo que revela un aumento del 21,9%.

Sólo en el mes de agosto, el movimiento de clínker creció un 30% y el agroalimentario, cerca de un 50% respecto al mismo mes del año anterior.

Por su parte, el tráfico de granel líquido, liderado por los aceites, tuvo un movimiento de 170.303 toneladas, lo que supuso un incremento del 16,3% en relación a los meses de enero a agosto del pasado ejercicio.

Récord en contenedores

En cuanto a la mercancía contenerizada, superó el millón de toneladas movidas en el puerto malagueño, lo que supuso un aumento del 219,6%.

En el mes de julio la concesionaria de la terminal batió un récord histórico de movimientos desde que comenzó su andadura en el recinto en 2004, revelándose la instalación portuaria como una alternativa real a los tráficos del Estrecho.

En cuanto a la importación de vehículos, que tradicionalmente ha sido una actividad de referencia en la dársena malacitana y la que se vio más afectada durante los últimos dos años, comenzó a recuperarse a partir de abril de 2021, relevándose un incremento del 12,6%, con un movimiento de 20.137 unidades.

Esta tendencia al alza prevé un resultado positivo de cara al cierre del ejercicio el mes de diciembre, lo que permitirá al puerto de Málaga, junto a las empresas de su comunidad portuaria, garantizar los servicios logísticos y ser más competitivos.