El puerto de Barcelona, que ha apostado en los últimos años por la intermodalidad con el ferrocarril tanto para captar un mayor volumen de carga, como para incrementar la competitividad del comercio interior y exterior, ha registrado un tráfico ferroviario de contenedores de 159.893 TEUs, entre los meses de enero y octubre de 2014.

Casi la mitad de los contenedores transportados por ferrocarril durante los diez primeros meses de 2014, llegaron por vía marítima al puerto barcelonés, superando así el total de 2013.

Estos datos sitúan la cuota ferroviaria del puerto de Barcelona en el 12% de todo el comercio exterior contenerizado que se canaliza a través del recinto portuario.

En 2006 la cuota ferroviaria de contenedores era tan solo del 2,5%, cifra que casi se ha multiplicado por cinco en los ocho ejercicios siguientes.

El esfuerzo inversor en materia de infraestructuras ferroviarias por parte del propio puerto y la creciente oferta de servicios de los operadores privados, han favorecido el incremento de este tipo de tráfico.

Gracias a la instalación del tercer carril en la línea convencional desde enero de 2011, Barcelona es el primer puerto del Estado conectado con Europa en ancho de vía internacional.

Además, está prevista la inversión de 110 millones de euros, al 50% entre el puerto de Barcelona y el Ministerio de Fomento, en la construcción del nuevo acceso ferroviario para mercancías que dará servicio a la ampliación sur de la instalación catalana.

El objetivo del puerto de Barcelona es alcanzar una cuota ferroviaria del 20% en el caso de los contenedores, cifra superada por el transporte ferroviario de vehículos que alcanza el 31,5%