La patronal gallega Fetram denuncia la, a su juicio, política abusiva que están llevando a cabo algunos de las grandes operadores logísticos con sus transportistas colaboradores.

La organización empresarial explica que los operadores logísticos de la región están remitiendo a todas las empresas de transporte con las que trabajan una serie de cláusulas abusivas con penalizaciones por incumplimientos de toda índole.

Así mismo, la institución también afirma que los operadores obligan a los transportistas a realizar tareas propias del personal administrativo.

Fetram considera ambas prácticas, que incluyen aspectos como no usar la ropa de trabajo rotulada con sus logotipos e imágenes de compañía, poner mal una letra del nombre o apellido en la PDA de cada entrega, pasando por las labores de picking y almacenaje, “compensaciones para precarizar más el sector, con el plan de engordar la cuenta de resultado, y fiscalizar en otros países”, ahorrando, continúa, «tareas a una persona dedicada a ese puesto, evitando así también costes laborales, y subrogando responsabilidades».

En esta misma línea, Fenadismer, a la que pertenece Fetram, defiende que «estas prácticas abusivas sirven para evitar cargas fiscales y laborales por un lado, y precarizar un sector, por otro. Y solo con la única intención de engordar la cuenta de resultados, y poder tener dividendos, ciertos ejecutivos».