La Diputación Foral de Guipúzcoa ha sometido a información pública el anteproyecto de Norma Foral por el que se regula el canon de utilización del tramo de la autovía A-636 que une los municipios de Beasáin y Vergara.

En definitiva, y como en fábula de Esopo, la autoridad provincial guipuzcoana, a la vista del éxito del peaje para camiones de la A-15 y la N-I, parece dispuesta a extender la experiencia a nuevas vías de alta capacidad que caen dentro de su ámbito de gestión, aprovechando que este territorio, es junto con Gerona, paso obligado para todos los transportistas que van y vienen entre la península ibérica y el resto del continente europeo.

Según informa Fenadismer, la Diputación tiene previsto instalar tres pórticos de control para el pago del peaje en un tramo de 15,5 kilómetros, que afectaría también a los turismos, aunque con descuentos, con la pretensión de ponerlo en funcionamiento este mismo año o, a más tardar, a principios de 2021.

De igual modo, la institución baraja unas tarifas que en el caso de los camiones alcanzaría un importe de 6,13 euros, cantidad que es un 100% superior a la media de las autopistas de peaje en el resto de España, toda vez que estima improcedente aplicar bonificaciones a los usuarios guipuzcoanos de vehículos pesados.

Por su parte, Guitrans se muestra contraria a que no se hayan previsto bonificaciones en función del nivel de eficiencia medioambiental de los motores.