La realización de las labores de carga y descarga de las mercancías transportadas por carretera en una vieja discusión que parece haber vuelto a la palestra precisamente cuando las circunstancias piden un mayor grado de colaboración.

Así las cosas, Aecoc ha elaborado un protocolo de actuación en la cadena de suministro con motivo de la actual crisis sanitaria en el que se recomienda «delimitar un área de actuación cuando sea el transportista quien cargue o descargue el camión, y mantener siempre la distancia interpersonal mínima de un metro con el conductor o transportista».

Esta petición ha molestado al sector del transporte que históricamente reivindica que estas labores no deben realizarse, salvo casos excepcionales ya conocidos, por los conductores profesionales.

En este sentido, CETM indica que «la carga y descarga de los vehículos de transporte implica una serie de riesgos añadidos a la labor intrínseca de nuestros conductores, por lo que no estamos dispuestos a que asuman estas tareas que, en muchos casos, comportan el manejo de carretillas elevadoras que contravienen la prevención de los riesgos laborales».

En momentos como los actuales, en los que el transporte de mercancías es fundamental para el abastecimiento de una población sometida a confinamiento, es lógico que las empresas de transporte no quieran someter a riesgos adicionales a unos profesionales que ya soportan suficientes en ruta.

Por ese motivo, la confederación califica la recomendación de Aecoc de «incongruente» y solicita al Ministerio de Transportes que «tome las medidas urgentes y necesarias para que esta “obligación” impuesta por los cargadores (la parte más fuerte del sistema en la cadena logística) que nunca debería haberse permitido, se elimine no solo en la actual coyuntura, sino para siempre».