Tras una última reunión infructuosa, los transportistas que mueven contenedores en el puerto de Castellón han convocado a través de la asociación Astraport, un paro indefinido que comenzará el próximo 12 de julio.

De esta manera, los transportistas protestan por la falta de medidas en las terminales del recinto portuario castellonense para mejorar la operativa de de carga y descarga de contenedores, así como para corregir incidencias que vienen repercutiendo desde hace tiempo en retrasos y errores que lastran la productividad de las empresas.

En concreto, durante el último encuentro celebrado esta misma semana entre los representantes de la Terminal Polivalente, APM Terminals, la Autoridad Portuaria de Castellón, Astraport y ACTM, no ha sido posible, como informa Fetransa, «alcanzar ningún tipo de acuerdo, ni en el número de casetas de entrada y salida a la terminal, ni sobre la contratación de recursos humanos y materiales necesarios para cubrir de manera eficiente la actual carga de trabajo».

Pese a la falta de acuerdo, los transportistas valoran positivamente la labor realizada por la Autoridad Portuaria de Castellón, «con el objetivo de resolver la situación provocada por el mal servicio de APM» y que entiende que «ha hecho todo lo que estaba en su mano por el bien de la imagen del puerto de Castellón».

Voluntad de diálogo por parte de APM Terminals

Por su parte APM Terminals Castellón ha insistido, en un comunicado, en su voluntad de diálogo y colaboración, para evitar perjuicios al tráfico de contenedores en el puerto.

En este sentido, recuerda la adopción de una mayor agilidad en la apertura de la segunda puerta de entrada de acceso, o la remisión diaria de previsiones y tráfico real por correo electrónico, con el fin de aportar una mayor agilidad al acceso a la terminal.

Según la terminalista, para hacer la comunicación aún más directa, el lunes se acordó que las incidencias operativas se enviarán también a través de la APP HSSE Visitor y, que se estudiará la viabilidad de la apertura de mantener abierta la segunda puerta en horarios concretos.

La dirección de la terminal insiste en estar dispuesta a «continuar dialogando para implementar las medidas que sean factibles, económica y legalmente».