Los transportistas que desarrollan su labor en el tráfico de contenedores del puerto de Castellón se vienen quejando desde hace tiempo de retrasos en la entrega y recepción de los equipos de transporte en las terminales.

En este contexto, Astraport ha aprobado en su última asamblea general extraordinaria la celebración de un paro el próximo viernes, 2 de julio, para protestar por lo que estiman «el pésimo servicio de entrega y recepción de contenedores en las terminales portuarias del puerto de Castellón».

La organización estima que, «después de varias semanas intentando conseguir, a través del dialogo, las necesarias medidas correctoras por parte del las instalaciones para solucionar las constantes ineficiencias  y retrasos en la operativa del transporte, Astraport ha constatado que las empresas terminalistas no tienen intención alguna de modificar su actitud«.

Así pues, ante lo que considera «inacción de la Autoridad Portuaria por el lamentable servicio que reciben los transportistas», la patronal ha decidido dejar de prestar servicios en el Puerto de Castellón el próximo viernes día 2 de julio, con el objetivo de «poner en conocimiento de la comunidad portuaria y de sus clientes, la magnitud del problema y la ausencia de voluntad de resolución del conflicto por parte de los responsables de esta situación».