envase de madera sector hortofruticola

La fabricación de envases de madera ha caído entre un 30% y un 50% durante la campaña de verano por causa del veto ruso.

La decisión de Rusia de prohibir durante un año la importación de todos los alimentos perecederos procedentes de la Unión Europea está afectando al sector de envases de madera en toda España.

Como industria auxiliar de las exportaciones hortofrutícolas españolas, este sector factura más de 200 millones de euros al año y emplea a más de 1.500 trabajadores.

Desde la Federación Española del Envase de Madera y sus Componentes (Fedemco) se estima que el veto ruso podrá suponer una afección anual de alrededor de 20 millones de euros, repercutiendo también en el consumo de materias primas. Principalmente maderas y tableros fabricados a partir de chopos y pinos cultivados en España.

Cabe señalar que esta cifra podría ser de hasta un 50% más si se consideran las reexportaciones desde otros países a Rusia.

Hasta la prohibición de Moscú, la cuota de mercado del envase de madera sobre el total de volumen envasado de fruta en los envíos a Rusia era del 80%, superior a la media en el mercado. De hecho, en la campaña de melocotón y nectarina en julio y agosto la producción del sector de envases de madera bajó entre un 30 y un 50%. De ahí la preocupación existente para las próximas campañas de caqui, cítricos, granada, etc.

La madera está muy bien posicionada como material de envase de productos de calidad y en la logística en frío a largas distancias. Rusia, comprador emergente, era hasta ahora un paradigma de esto, al igual que lo son otros destinos tradicionales fuera del continente europeo.

Para paliar los efectos, desde Fedemco están realizando contactos con la administración con el fin de estudiar vías de compensación, instrumentos financieros y medidas de promoción hacia otros mercados.

Un mal momento

El sector hortofrutícola español no atraviesa este 2014 un buen momento, al actual veto ruso se han de sumar los problemas experimentados de nuevo en Francia durante este verano, con campañas en las que se intensificaba el control a las exportaciones hortofrutícolas extranjeras.

Desde el Ministerio de Agricultura, señalaban el pasado mes de agosto que las comunidades autónomas más afectadas por la prohibición rusa eran Andalucía y la Generalitat Valenciana, seguidas de Aragón y Cataluña.

Por otro lado, la prohibición no solo afecta al sector agrícola del país, sino a todos los sectores relacionados con el mismo. Es el caso de los fabricantes de envases o los transportistas que llevaban el producto a Rusia, que han estimado recientemente la pérdida de 100.000 viajes a causa del veto, entre otros sectores.