Comienza la campaña de naranja y cítricos con perspectivas de menores volúmenes de producción.

La campaña anterior fue de 3.926.043 toneladas, con unos rendimientos altos.

Las altas temperaturas registradas durante los meses de mayo, junio y julio han provocado una reducción del 22,3 % en el volumen estimado de la cosecha de cítricos para la campaña 2015-2016, que se sitúa en 3.052.251 toneladas, según los informes presentados por la Generalitat Valenciana.

Además, también se ha reducido la superficie de cultivo, en un 2,02%, quedando en 162.000 hectáreas, debido a la sustitución de los cítricos por cultivos alternativos como el caqui, así como por el abandono de plantaciones.

Así, desde la Consejería de Agricultura se ha explicado que las temperaturas históricas del 14 de mayo tuvieron un «efecto negativo», al provocar la caída de abundante fruto, de reducidas dimensiones en esos momentos, sobre todo de las variedades más tempranas.

Sin embargo, ha añadido que, en contraposición, las lluvias de primeros de septiembre han resultado beneficiosas para los cítricos y han contribuido a lograr unos calibres que compensan parcialmente la pérdida de fruta.

La producción ha sido menor en todas las variedades y la disminución de la cosecha prevista ha sido general en las tres provincias de la Comunidad Valenciana.

La producción de la campaña anterior fue de 3.926.043 toneladas, con unos rendimientos altos, registrándose la mayor cifra de exportación de la historia citrícola de España y de la Comunidad.