A pesar del éxito del comercio electrónico, en España cada vez más personas prefieren realizar sus compras en tiendas físicas. En los últimos cuatro años, el porcentaje de los consumidores que acuden al propio establecimiento al menos una vez por semana ha pasado del 40% al 48%, aunque también ha aumentado hasta el 30% el de aquellos que realizan sus compras ‘on-line‘ con esta frecuencia.

A la vista de estos datos, los expertos de Sensormatic Solutions de Johnson Controls sostienen que el futuro pasa por una transformación de las tiendas en espacios interactivos para completar la experiencia del e-commerce.

De cara a 2020, se espera una auténtica convergencia entre el mundo ‘on-line‘ y físico, con sistemas que muestren la disponibilidad del inventario y una mayor visibilidad entre el retailer y el usuario a lo largo de la compra. Esto puede contribuir a evitar colas en la caja, incrementando los ingresos entre un 5% y un 10%, y simplificando tanto los procesos de pago como las devoluciones.

Una de las mayores oportunidades del sector para los próximos años reside en el desarrollo de servicios en la nube, pero también en ofrecer experiencias individuales y personalizadas mediante la creación de tiendas inteligentes que se apoyen en tecnologías como el RFID o el IoT. En este sentido, destacan los probadores inteligentes, que analizan el comportamiento del cliente.

Sostenibilidad y ciberseguridad

Además, los usuarios demandan procesos más respetuosos con el medio ambiente, lo que supone evitar el uso de plásticos o utilizar envoltorios sostenibles. En Sensormatic proponen también utilizar programas de etiquetado en origen.

Por último, dado el imparable avance de la tecnología, es importante que las tiendas cuenten con las herramientas necesarias para proteger su entorno digital durante las 24 horas, evitando así posibles ciberataques o el robo de información crítica. Cabe recordar que en 2018, se han detectado 38.000 incidentes de ciberseguridad, según el CNI.

En el 2020 serán los clientes quienes definan cómo, dónde y cuándo comprar, por lo que es importante que las compañías lleguen a establecer una buena relación con ellos a todos los niveles mediante estrategias digitales y analógicas.