ruedas vagones ferrocarril

Las obras del Corredor Atlántico debe estar terminadas antes de 2020.

El director gerente de Puertos de Andalucía, Miguel Paneque, continuando con la política de «exigencias» de la Junta  frente al Gobierno central en el capítulo de las inversiones ferroviarias, ha señalado que «el Ministerio de Fomento excluye a Andalucía de las conversaciones con la UE» para la financiación del Corredor Atlántico de ferrocarril, “obviando que está incluido en el mismo tramo Madrid-Linares-Córdoba-Antequera-Algeciras” y que las obras de este recorrido deben comenzar “de forma inmediata” para que estén terminadas antes de 2020 como exige la UE.

El pasado viernes 3 de julio, el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá, y el secretario general de Infraestructuras, Manuel Niño, mantuvieron una reunión con el coordinador de la Comisión Europea del proyecto del Corredor Atlántico, Carlo Secchi, en la que se analizaron la distintas alternativas de financiación del mismo.

En dicha reunión, Catalá señaló que este eje atraviesa en España seis comunidades autónomas, las de País Vasco, Asturias, Galicia, Cantabria, Castilla-León y Madrid, cuando en realidad son nueve, puesto que el Corredor Atlántico también atraviesa Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía en su recorrido hacia el puerto Bahía de Algeciras y hacia los portugueses de Lisboa y Sines.

Por ello,  desde la Junta de Andalucía ha solicitado una reunión al coordinador europeo del Corredor Atlántico a fin de aclarar la confusión «que el Ministerio haya podido crear», y establecer plazos para la ejecución de las obras.

El Corredor Atlántico

La UE estableció, en el Reglamento UE 1315/2013, publicado el pasado mes de diciembre, que el Corredor Atlántico en su trayecto Andalucía-Madrid tenga sus estudios concluidos en el año 2015 y las obras correspondientes terminadas en 2020, debiendo ejecutarlas el Gobierno con ayuda de fondos europeos

El Corredor Atlántico, procedente de los países del norte y centro de Europa, llega por la frontera de Irún desde París hasta Madrid y a partir de ahí se dirige por una parte a Lisboa y por la otra a Algeciras, pasando por Linares, Jaén, Córdoba y Antequera, Málaga.

Desde Andalucía consideran primordial que la financiación de la UE permita acondicionar este último tramo. Además, desde la Junta también se exige al Gobierno avanzar en el cumplimiento del Acuerdo de Antequera para el desarrollo de los corredores ferroviarios europeos en Andalucía, aprobado en el Parlamento andaluz por unanimidad.

Dicho acuerdo exige la terminación urgente de las obras iniciadas, completando en su totalidad los tramos Algeciras-Bobadilla, Almería-Murcia y Granada-Bobadilla. Además de la planificación y programación temporal de las actuaciones necesarias en el resto de tramos.