Fomento descarta la aplicación de la Euroviñeta

España es un país con peculiaridades que han de tenerse en cuenta a la hora de implantar una euroviñeta.

Informe ‘Estrategias de tarificación vial: aspectos clave y situación en diferentes países’elaborado por la Fundación Cetmo, que se puede descargar en este enlace (disponible en formato pdf, de 105 páginas, 6 Mb).

En el entorno económico actual, surgen propuestas que invitan a España a imitar a otros países europeos que cuentan con un mayor número de kilómetros con peajes en las vías de alta capacidad (VAC), con el fin de atender las obligaciones de pago de la deuda y de mantenimiento que generan.

Sin embargo, una revisión de las experiencias internacionales sobre tarificación vial, elaborada por Fundación Cetmo, sugiere que España presenta un «escenario singular, diferente a cualquiera de los casos analizados». Así, la población, la extensión y la heterogeneidad territorial son notablemente superiores a los de la mayor parte de países con tarificación vial o euroviñeta.

Actualmente, España cuenta con unos 15.000 km de vías de alta capacidad, un 13% más que Alemania y un 20% más que Francia. Junto con Portugal, supera con creces a cualquier otro país europeo en dotación de VAC ya sea respecto a la población o al PIB.

Al mismo tiempo, sólo el 20% de las VAC española son de peaje y recaudan 0,54 M€/km, mientras en Francia son de peaje el 75% y en Italia el 85% y recaudan 0,95 y 0,84 M€/km, respectivamente. Además, España aplica la menor fiscalidad sobre el diésel.

En este contexto, aunque hay quien sostiene la necesidad del pago por uso en las carreteras europeas, como vienen defendiendo, por ejemplo, en la Comisión Europea, desde la Fundación Cetmo recuerdan las peculiaridades de España para la implantación de una euroviñeta. 

España es diferente

En superficie, Hungría equivale a Castilla y León, Austria equivale a Andalucía, República Checa equivale a Castilla-La Mancha, Eslovaquia equivale a Aragón, Holanda o Suiza equivalen a Extremadura y Bélgica equivale a Cataluña.

Por otra parte, en varios territorios centroeuropeos el tráfico de paso es muy significativo, de entre un 15 y un 50% en Austria, Alemania o República Checa, según las vías.

Para los países del Este, con escasez de VAC pero una intensa utilización, el tráfico de paso representa una fuente de ingresos de entre el 40 y el 50% de la recaudación por tarificación en Eslovaquia y Hungría, respectivamente.

Necesidad de consenso

El informe ofrece un amplío panorama y pone de relieve que la estrategia de tarificación vial implantada en cada país europeo respondió en cada caso a factores y circunstancias únicos y a la decisión de afrontar objetivos específicos.

Por tanto, el que estrategias aparentemente similares en diferentes países obtengan distintas respuestas debe alertar sobre la necesidad de conocer el contexto y los desencadenantes concretos antes de plantear extrapolarlas.

Así, del informe se deduce que las experiencias más emblemáticas no son trasladables, lo que sugiere que los nuevos planteamientos de tarificación serán viables en la medida que ofrezcan respuestas actuales a escenarios y contextos concretos.

Por otro lado, del análisis también se concluye que las experiencias con mayor éxito contaron con un determinado consenso socio-político, que permitió establecer los objetivos y la estrategia congruentes con unas expectativas y circunstancias propias, una situación que se presenta difícil en España teniendo en cuenta el debate que gira siempre en torno a la implantación de una euroviñeta.