La Unión Internacional del Transporte por Carretera (IRU), junto con otros 27 socios, ha puesto en marcha un nuevo proyecto llamado Novelog que tiene como objetivo mejorar la cooperación entre los actores de la distribución urbana y el transporte de mercancías con las administraciones públicas, con el fin último de encontrar soluciones para lograr un transporte más práctico, sostenible y eficiente.

La iniciativa, que durará tres años, también pretende dotar de las herramientas adecuadas a las autoridades competentes que deben tomar decisiones en esta materia.

Contará con 4,4 millones de euros financiados por la Unión Europea, que de este modo continúa impulsando proyectos que ayuden a alcanzar las mejores prácticas en lo que a transporte y distribución se refiere, entre los que también se ha puesto en marcha recientemente el proyecto Success para reducir el impacto del transporte urbano asociado al sector de la construcción.

Para la IRU, cerrar el diálogo y la cooperación entre las autoridades públicas y los operadores de transporte es esencial para mejorar aún más la logística en las zonas urbanas.

Las políticas, medidas, soluciones y herramientas prácticas para usuarios y transportistas derivadas del proyecto se llevarán a cabo en las ciudades europeas seleccionadas, principalmente con el fin de mejorar los sistemas de transporte de mercancías ‘última milla’.