Los primeros cálculos de la Plataforma de Afectados por las Petroleras estiman que los supuestos sobreprecios en los carburantes habrían supuesto para los transportistas haber soportado un sobrecoste de más de 15.000 euros por camión en los últimos catorce años.

Este dato inidica, como afirma Fenadismer, «la ineficiencia de las petroleras españolas en comparación con sus homólogas europeas, situando a los precios de los carburantes que se aplican en nuestro país entre los más altos de la Unión europea antes de impuestos».

La organización utilizará estos informes como apoyo para cuantificar del daño económico soportado por los transportistas españoles en la reclamación judicial que ha puesto en marcha con otras entidades para demandar colectivamente a las principales compañías petrolíferas que operan en España.

La plataforma estima que la actuación continuada de estas empresas ha conducido a una «alteración de los precios finales de los carburantes que se venden en nuestro país, lo que se ha venido a llamar coloquialmente como el Cártel de las Petroleras”.

La reclamación tiene su fundamento en las actuaciones de vigilancia llevadas a cabo por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia durante los últimos años.

En este mismo sentido, la Plataforma de Afectados estima interponer su reclamación colectiva en los próximos meses y está abierta a nuevas incorporaciones.