Entre otras medidas de las adoptadas para contener la expansión de la pandemia del coronavirus, se ha reducido el aforo de los centros de formación, donde se imparten los cursos para la renovación obligatoria del CAP que cada cinco años deben actualizar los conductores profesionales.

Hasta ahora, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana se ha resistido a que la formación CAP en España se pudiera impartir de modo telemático, amparándose en que la normativa europea reguladora no lo prevé.

Frente a ello, Fenadismer estima que Transportes debería permitir la formación en modalidad virtual, al menos mientras dure la crisis sanitaria, en línea con lo que aplica este mismo Departamento a la marina mercante.

Según los cálculos de la patronal, «aproximadamente unos 100.000 conductores han de ser formados anualmente, con el agravante este año de que, tras la paralización total de la actividad formativa durante el primer estado de alarma, se prorrogó la vigencia de sus títulos habilitantes por un período de siete meses».

En consecuencia, como indica la organización empresarial, «se incrementado de forma importante la demanda de este tipo de cursos al acumularse los conductores profesionales que por fecha les vence su habilitación con los que se les prorrogó por el estado de alarma».

Así mismo, Fenadismer señala el ejemplo de Italia, que ha permitido facilitar que la formación CAP pueda impartirse en las actuales circunstancias sanitarias en la modalidad on-line en una parte importante del contenido formativo, para permitir mayor facilidad en su realización y reducir las posibilidades de contagio entre los alumnos.