nacional 1 transporte carretera camiones

La Federación ha pedido mayor vigilancia sobre las cooperativas de trabajo en el sector.

La Federación Nacional del Transporte por Carretera, Fetransa, ha mostrado su preocupación por la «escasa coordinación existente» entre las diferentes administraciones implicadas en el Plan de Inspección de Transporte por Carretera para 2018, presentado recientemente por el Ministerio de Fomento.

El documento destaca la necesidad de unificar los criterios de inspección y recoge las principales actuaciones que deben llevarse a cabo para paliar los efectos sobre el transporte del ‘dumping social’, la deslocalización o las inspecciones de tacógrafo, entre otros aspectos.

Sin embargo, como señalan desde la Federación, a día de hoy resulta imposible cruzar datos de los supuestos infractores entre el Ministerio de Trabajo, el de Hacienda y el de Fomento, lo que «permite que las bolsas de fraude sigan aumentando«.

En esta línea, han pedido que se vigilen las cooperativas de trabajo asociado, que se han convertido en «fábricas de creación de falsos autónomos«, así como el repunte de aquellas en las que los socios, utilizando el sistema de módulos, facturan el transporte a la propia cooperativa.

También han pedido mayor rigor en el control de documentación, ya que la propia Federación ha denunciado ya numerosos casos en los que se estaban realizando funciones de transporte público con documentación falsa, al amparo de autorizaciones de privado complementario.

Más inspecciones para el transporte privado

Por otro lado, tras conocer los datos del Observatorio Social del Transporte, desde la Federación han reclamado al Ministerio que incremente el número de inspecciones a vehículos de transporte privado, que aglutina un 70% de vehículos destinados al transporte público, frente al 30% de vehículos de transporte privado complementario.

Del mismo modo, han recordado que del total de horas inspeccionadas, el 99% corresponde al transporte pesado público. Por ello, han reclamado el aumento de los controles de inspección en vehículos ligeros para detectar a los que realizan servicios de transporte profesional sin licencia o con sobrepeso, en especial en horario nocturno, con el consecuente riesgo para la seguridad vial.