Con el compromiso de reducir al máximo el contacto en todas sus entregas y mantener la distancia social durante la crisis del coronavirus, Tipsa ha introducido un nuevo sistema de entrega con firma sin contacto. Así, el destinatario puede confirmar la recepción de su pedido desde su móvil, sin necesidad de manipular dispositivos u otros elementos del personal.

El nuevo proceso es ágil y muy sencillo. Una vez confirmado que se desea utilizar este sistema, el repartidor habilita en su dispositivo un código Bidi que mostrará al destinatario, quien lo enfocará con su móvil o tableta para leerlo en un entorno con todas las garantías de seguridad.

A continuación, el destinatario tendrá que firmar en su propio dispositivo, sin más intervención por parte del trabajador. Este proceso puede ser realizado tanto por el propio destinatario del envío como por cualquier otra persona autorizada para recogerlo.

En caso de que la persona no desee usar la firma sin contacto o sus dispositivos electrónicos no reúnan los requisitos técnicos para ello, la entrega podrá realizarse bajo los procedimientos habituales. El sistema nace con la vocación de convertirse en una rutina habitual, más allá del estado de alarma.

Además, e suma a otras acciones como los pagos instantáneos vía Bizum que han empezado a utilizarse en los reembolsos durante la pandemia, quedando las transacciones en metálico limitadas a casos excepcionales. Con ello, el operador plantea soluciones ágiles y eficaces para realizar un servicio de entrega con los más altos estándares en calidad, seguridad y salud.