Este mismo mes, las autoridades francesas han establecido nuevas etapas de flexibilización de las medidas de contención y un nuevo toque de queda operativo a diario entre las ocho de la tarde y las seis de la madrugada, excepto el 24 de diciembre.

De igual modo, para el transporte por carretera se ha regulado que los conductores deben llevar, además del certificado de conductor internacional, un nuevo modelo de declaración justificativa de desplazamiento profesional que ha sido actualizada, tal y como refiere Guitrans.

Esta nueva declaración es de obligado cumplimiento para que los conductores justifiquen su movimiento o el desempeño de sus tareas entre las ocho de la tarde y las seis de la madrugada.

En todo caso, hay que tener en cuenta que el incumplimiento del nuevo toque de queda obligatorio, sin justificación, conllevará una multa por importe de 135 euros, que podrá ascender a 375 euros en caso de impago o incumplimiento del plazo fijado al efecto.

De igual modo, si se produce reincidencia en el incumplimiento durante un plazo de 15 días, la multa estimada es de 200 euros y puede ascender a 450 euros en caso de impago o incumplimiento del plazo fijado a tal efecto, mientras que tras tres multas consecutivas en 30 días, la multa estimada será de 3.750 euros y la posibilidad de tener que cumplir con una pena de seis meses de prisión.