Desde finales de enero, Fred. Olsen empezó a trabajar en protocolos y planes de contingencia específicos para estar preparados ante posibles casos de Covid-19. Eso le ha permitido ser la primera naviera en obtener la certificación creada por Aenor para garantizar la aplicación eficaz de este tipo de medidas.

Este sello se presenta como un aval externo de los protocolos puestos en marcha para ofrecer la máxima seguridad a pasajeros y trabajadores. Además, confirma que sus políticas están alineadas con las recomendaciones y requisitos de distintos documentos sectoriales y específicos, emitidos por el Ministerio de Sanidad o el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo.

La metodología elaborada por Aenor permite evaluar la gestión por parte de las organizaciones de los riesgos derivados del coronavirus, desde la gestión de los riesgos específicos hasta la aplicación de protocolos.

Además, se valoran las acciones respecto a la gestión de la salud laboral, buenas prácticas de limpieza, uso de productos químicos, prácticas de higiene del personal, utilización de EPIs y prácticas del personal en el entorno privado. Igualmente, se examinan la formación e información hacia los trabajadores, así como la gestión de los residuos y las medidas organizativas para minimizar riesgos.

La auditoría se ha realizado en dos fases. La primera, de tipo documental, ha permitido revisar los procedimientos y medidas implementadas y en la segunda, se ha verificado la adecuación y correcta implantación del plan en los diferentes centros de trabajo, incluyendo barcos y terminales.

Una vez obtenido el sello, este tendrá una validez anual, aunque la naviera deberá someterse a revisiones de seguimiento cada tres meses.