La Autoridad Portuaria de Málaga ha cerrado el primer mes de 2021 con un movimiento de 377.511 toneladas, lo que supone un aumento del 58,1%, impulsado por las operativas de graneles líquidos y de contenedores.

En lo que respecta a los contenedores, solamente en enero se han movido 235.923 toneladas, lo que supone un aumento del 332% respecto al mismo mes del año anterior y representa el 38% del total de toneladas manipuladas en 2020.

Por tanto, si la situación económica y sanitaria permiten la plena recuperación de los tráficos, esta operativa podría crecer sustancialmente a lo largo del ejercicio.

Cabe destacar el incremento de cerca del 2.000% en los contenedores llenos en tránsito, con 177.685 toneladas. Esta actividad, que supuso el 75% del total de mercancía contenerizada, abre la oportunidad al recinto de posicionarse como una interesante plataforma logística en el sur de Europa.

Por su parte, el tráfico de graneles líquidos, conformado principalmente por aceite y combustible, ha repuntado un 1.012% a nivel mensual, hasta las 27.777 toneladas, mientras que el de graneles sólidos, muy relacionado con el sector agroalimentario, ha reducido a la mitad su operativa. 

Sin embargo, el movimiento de clínker ha alcanzado las 27.071 toneladas, lo que representa un aumento del 9% en relación al mismo mes del año anterior.

Respecto al tráfico de vehículos nuevos, ha registrado 1.469 unidades en enero, que suponen una disminución del 13,7%. No llega aún a los niveles previos a la pandemia, pero desde el puerto detectan una cierta estabilización.

Por último, el movimiento de pasajeros se ha cerrado con un total de 9.107, correspondientes a la línea Málaga-Melilla. Esto supone un descenso del 80%, que se explica principalmente por la falta de cruceros, aunque la cifra podría incrementarse en el segundo semestre por la generalización de la vacuna.