Es lo que tiene cogerle el gusto a la cosa, sobre todo en tiempos de escasez en los que hay que sacar dinero de donde sea.

Con la experiencia ya en marcha del peaje de camiones en la N-1 y en la autovía A-15, ahora la Diputación de Guipúzcoa ha aprobado el proyecto de establecimiento de un nuevo peaje en la autovía A-636, que conecta Beasaín con Bergara, pese a las sentencias judiciales en contra y a la espera del dictámen definitivo del Supremo.

La institución provincial guipuzcoana tiene previsto poner en marcha este nuevo peaje a finales de 2021, una vez sea aprobado definitivamente el proyecto en las Juntas Generales provinciales.

La recaudación en esta infraestructura se basa en la instalación de pórticos de control para el pago del peaje, tal y como ya se ha hecho anteriormente, aunque en este caso el abono también corresponderá a autobuses y turismos, no a las motos, por lo que diariamente los más de 9.000 vehículos que transitan por dicha vía deberán disponer de algún dispositivo o sistema electrónico que permita el pago del peaje.

Los peajes, según informa Fenadismer, se establecerán en tres tramos de la autovía, de tal manera que se instalaría un pórtico en Beasain con un canon de hasta 0,78 euros para los camiones pesados.

El segundo control de acceso se colocaría en Ezkio y sus tarifas serían de hasta1,50 euros, mientras que el tercero iría en Descarga, con un peaje de hasta 0,98 euros.