Solamente cuatro días ha tardado la artista Jeannine Platz en transformar un contenedor de 40 pies de Hamburg Süd, en el que ha pintado con sus propias manos un mural de 12 x 12,5. Esta particular pieza artística viajará ahora por todo el mundo durante un año, visitando casi todos los continentes.

Esta iniciativa supone un ejemplo de solidaridad global e interconexión en una temporada tan difícil, en la que casi todas las fronteras se han cerrado al mismo tiempo y el tráfico aéreo se ha reducido en gran medida. Como resultado, el mar nuevamente se está convirtiendo en lo que alguna vez fue: la única conexión entre los continentes para que las personas interactúen e intercambien cosas.

Así lo ha definido Platz, que cree que este viaje se convertirá en un símbolo de superación tras este cierre entre continentes y países. De hecho, ha pintado en el contenedor la cita de un marinero en letras grandes: «Si sumerges tu dedo en el mar, estás en contacto con el mundo entero«.

El contenedor se cargará en el buque Cap San Maleas, de 9.600 TEUs de capacidad, que partirá del puerto de Hamburgo el día 25 de mayo y escalará en el puerto brasileño de Santos antes de poner rumbo a la coste este de Estados Unidos.

Después pasará por el Canal de Panamá para dirigirse a Perú o Chile, y viajará hasta Nueva Zelanda y Australia, siempre lleno de mercancía. En el año 2021, el contenedor saldrá de Asia para emprender su camino a casa, escalando en el Mediterráneo antes de llegar a Hamburgo. Si fuera posible, también visitará África.

Conviene señalar que ese mismo año, la naviera celebrará su 150º aniversario. Por ello, como parte de las celebraciones, el contenedor pintado se exhibirá en la ciudad de Hamburgo junto con detalles sobre su viaje por el mundo.