Hapag-Lloyd ha encargado al astillero surcoreano Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering la construcción de seis nuevos portacontenedores con capacidad para transportar más de 23.500 TEUs.

Este pedido se suma otro que ya había realizado la naviera para otros seis barcos del mismo tamaño a finales de 2020.

La naviera tiene previsto que estos nuevos buques operen en las rutas que enlazan Europa con el Lejano Oriente como parte de THE Alliance para impulsar su competitividad en estos servicios.

Los grandes portacontenedores estarán equipados con un motor de combustible dual de alta presión de última generación que funcionará con GNL, pero que también contará con la suficiente capacidad de tanque para operar con combustible convencional como alternativa.

Hapag-Lloyd se está centrando en el gas natural licuado como solución a medio plazo, ya que reduce las emisiones de CO2 entre un 15% y un 25%, así como las emisiones de dióxido de azufre y partículas en más de un 90%, por lo que la naviera lo considera el combustible más prometedor en el camino hacia una completa reducción de emisiones.

En esta misma línea, el objetivo del grupo a medio plazo es tener barcos que operen sin impacto medioambiental utilizando gas natural sintético.

Los seis barcos adicionales han sido financiados a través de un préstamo verde sindicado por valor de 852 millones de dólares, unos 715,5 millones de euros al cambio, que tiene un vencimiento a doce años a partir de la fecha de entrega.