La Asociación Internacional del Transporte Aéreo, IATA, ha advertido de que las nuevas tasas medioambientales que podrían aplicarse en Francia no permitirán descarbonizar el transporte aéreo y además, podrían llevar a la eliminación de 150.000 puestos de trabajo en el sector de la aviación.

El Consejo Ciudadano por el Clima, impulsado por el presidente Macron, ha propuesto una serie de medidas para reducir las emisiones del transporte aéreo, incluyendo esta ecotasa en los billetes emitidos en Francia, que permitirá recaudar 4.200 millones de euros al año.

Todo ello a pesar de que Francia ya es uno de los países que más impuestos recauda del sector en toda Europa. La Autoridad Francesa para la Aviación Civil estima que, de aplicarse esta propuesta, el coste para la economía gala sería de 5.000 o 6.000 millones de euros menos en el PIB.

A este coste económico, se añade que la medida solamente permitirá reducir las emisiones en 3.500 millones de toneladas anuales, un 1% menos del total de las emisiones de Francia. Por eso, desde IATA insisten en que en una crisis como la actual, no es el momento de adoptar una medida con unas consecuencias económicas tan graves.

Además, impedirá la creación de los 160.000 empleos que planea el gobierno del país, con su plan de relanzamiento de la economía de 100.000 millones. «En tiempos de crisis, necesitamos políticas coherentes que protejan los puestos de trabajo, no políticas que los destruyan», han explicado.

Reducción de la huella de carbono

Desde 2021, el sector empezará a dar pasos para conseguir la neutralidad de las emisiones de carbono y las aerolíneas ya están trabajando muy duro para conseguir reducir su huella de carbono en 2050 a la mitad del nivel alcanzado en 2005.

Por otro lado, las aerolíneas están sujetas al esquema de derechos de emisión europeo para las operaciones intraeuropeas. En este sentido, cualquier intento unilateral de reducir las emisiones de la aviación podría comprometer los avances que ya se han conseguido.

La industria de la aviación en Francia da trabajo a 1,1 millones de personas y contribuye a la economía del país con más de 100.000 millones anuales, lo que supone el 4,3% del PIB. Sin embargo, la crisis sanitaria ha provocado que el número de pasajeros en Francia se desplome en un 80% desde marzo, mientras que las aerolíneas han perdido 15.000 millones de euros.

Esto está poniendo en riesgo unos 466.000 puestos de trabajo y llevará al país a perder este año su posición como el noveno mercado mundial en el sector del turismo.