La Asociación Internacional del Transporte Aéreo, IATA, ha iniciado una ronda de contactos con los reguladores del sector de la aviación en todo el mundo para solicitar que las franjas horarias que utilizan actualmente los aeropuertos sean suspendidas durante 2020 por el impacto del coronavirus.

Estas normas, que se aplican en más de 200 aeropuertos, implican que las aerolíneas deben operar en al menos el 80% de sus franjas reservadas. Si no lo hacen, podrían perder su derecho a ocupar las instalaciones en ese espacio temporal en la siguiente temporada.

En este caso, dado que el coronavirus está teniendo un fuerte impacto en el tráfico aéreo, las compañía aéreas están experimentando un fuerte descenso de la demanda. Además, muchas de ellas están registrando hasta un 50% de reservas perdidas porque el pasajero no se presenta.

Al mismo tiempo, todas las reservas están disminuyendo. Teniendo en cuenta todo esto, desde IATA estiman que la aplicación de la norma de la norma del 80% no es muy apropiada, pues las aerolíneas deben ajustar sus servicios a la extraordinaria situación de la demanda.

Los reguladores ya habían permitido a las aerolíneas no cumplir con esta norma en China y la región de Hong Kong, pero con los brotes que van apareciendo en otras zonas del mundo, el problema ya no se limita al mercado asiático.

Sin la certeza de cómo evolucionará la situación en la temporada de verano, o incluso en invierno en el hemisferio sur, los operadores no pueden organizarse con antelación en cuanto a tripulación o aeronaves.

Por ello, si se suspendiera este requisito durante toda la temporada, hasta octubre de 2020, las compañías podrían responder a la demanda con los niveles de capacidad adecuados, evitando tener que operar aviones prácticamente vacíos para no perder sus espacios en los aeropuertos.