nevada-temporal-carretera

La situación está provocando graves trastornos en la actividad de los transportistas.

Tras la decisión del Servicio Catalán de Tráfico de prohibir la circulación de camiones de más de 7,5 toneladas en la red viaria catalana este pasado martes a partir de las 16:00h en previsión del temporal de nieve, los transportistas han mostrado su indignación ante una situación que está provocando graves trastornos en su actividad.

Desde la Confederación Española de Transporte de Mercancías, CETM, han indicado que se trata de una prohibición «absolutamente desproporcionada y carente de flexibilidad», pues no se han tenido en cuenta las circunstancias de cada vía de circulación, las condiciones meteorológicas de las distintas zonas y el recorrido de los vehículos.

Esto ha obligado a muchos camiones a parar a pocos kilómetros de su destino «cuando lo que caía era una ligera lluvia«. Además, reclaman que esta medida se haya puesto en marcha «sin el mínimo tiempo necesario» para prepararse adecuadamente.

La improvisación y la falta de información «están provocando que los camiones estén parados de cualquier manera y no siempre en las mejores condiciones«, ya que muchos se encuentran alejados de áreas de descanso.

“Pésima e irresponsable”, “absolutamente desproporcionada y carente de flexibilidad”, son algunos de los calificativos de las asociaciones indignación en definitiva ante una decisión que cuando menos se antoja arbitraria y carente de sentido como medida general.

En la CETM, donde han catalogado como «pésima» e «irresponsable» la gestión del Servicio Catalán de Tráfico, aseguran que horas después de la puesta en marcha de esta prohibición, aún no había ninguna carretera en la región afectada, y horas después las únicas retenciones se estaban dando en la AP-7 en la frontera, ya que estaban desviando los camiones.

Esta paralización representará unas pérdidas de 25 millones de euros por jornada, por lo que la Confederación está valorando iniciar acciones legales para que se reparen los daños ocasionados.

Atfrie, Aecoc y UNO denuncian las consecuencias de la medida

También se ha mostrado en contra de esta medida la Asociación Española de Empresarios de Transporte bajo Temperatura Dirigida, Atfrie, que entiende la situación, pero cree que deberían haberse buscado «otras soluciones alternativas y urgentes para poder cumplir con los servicios de transporte».

Así, proponen habilitar un carril en las vías principales con una máquina quitanieves para que los camiones «circulen con mucho cuidado poniendo en práctica todos los elementos de seguridad de los que el conductor profesional dispone«. 

En este sentido, desde la Asociación recuerdan que la mercancía hortofrutícola exige cumplir con unos tiempos determinados, puesto que de lo contrario, los mercados europeos podrían «desatender comercialmente» a los productos españoles, con el consecuente perjuicio económico. Por ello, han pedido al Servicio Catalán de Tráfico una solución inmediata.

Camiones retenidos por el temporal de viento y nieve

Camiones retenidos por el temporal de viento y nieve

En los mismo términos se ha expresado la Asociación de Fabricantes y Distribuidores Aecoc, que no comprende por qué no se han gestionado las actuaciones vía a vía, «como viene siendo habitual«. En su opinión, la decisión está provocando una grave falta de suministro a las fábricas, el desabastecimiento de los puntos de venta y el deterioro y pérdida de los productos perecederos.

Por su parte, la patronal de la logística y el transporte, UNO solicitaba a la Dirección General de Transportes y Movilidad de la Generalitat que levante las restricciones generalizadas, manteniéndolas solamente en aquellas vías en las que sea necesario por su estado o por las condiciones meteorológicas, dado que se están bloqueando los servicios de transporte de mercancía y paquetería tanto dentro de Cataluña, como entre Cataluña y España y entre Cataluña y el resto de Europa.

Fenadismer y Atradice piden organización

Fenadismer, por su parte, denuncia la «gran indignación» existente «entre los miles de transportistas inmovilizados desde el día de ayer en las carreteras catalanas, sin que se les facilitara ninguna información concreta sobre la previsible duración de esta prohibición de forma que pudieran continuar con el desarrollo de su actividad».

En este sentido, la organización «lamenta la falta de coordinación entre las diferentes Administraciones, ya que además, sorprendentemente,  aunque las competencias de tráfico se encuentran transferidas al Gobierno de Cataluña, las decisiones últimas sobre el establecimiento de la restricciones generalizadas podrían haber venido de la autoridad estatal, derivadas de la compleja situación por la aplicación del artículo 155 de la Constitución».

Así mismo, Atradice lamenta el daño causado a las empresas del sector, el caos generado en las carreteras catalanas y dice echar en falta, en este caso, «un análisis mínimamente riguroso del estado de cada una de las principales vías, incluso de cómo ha afectado el temporal en cada uno de los ámbitos territoriales de Cataluña, ya que en gran parte de las principales carreteras catalanas se podía circular sin grandes dificultades, especialmente por autopistas y autovías».