Tren de mercancías

La Junta Rectora del Colegio de Caminos, Canales y Puertos en la Comunidad Valenciana ha expresado su apoyo al desarrollo del Corredor Mediterráneo «con características de interoperabilidad en el espacio europeo«, y especialmente a la consideración prioritaria de estas inversiones, «incluyendo las partidas necesarias en los Presupuestos Generales del Estado, PGE, 2012 que se deben aprobar próximamente y su inclusión en el futuro Plan de Infraestructuras de Transporte y Vivienda, PITVI, con estas características«.

El Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos en la Comunidad Valenciana ha destacado la «importancia» de la aprobación del Corredor Mediterráneo en el Parlamento Europeo como infraestructura fundamental para el desarrollo industrial y la mejora de la competitividad de todo el territorio español.

Según el Colegio de Ingenieros en su comunicado, la inclusión del Corredor Mediterráneo en la Core Network de las TEN-T, ha supuesto la corrección de «la inexplicable decisión de 2003 que había marginado al este y sureste español de dicha red«.

Asimismo, ha señalado que la progresiva puesta en funcionamiento de la red de Alta Velocidad «ha ido paliando el declive histórico del transporte ferroviario de viajeros, sí bien, a costa de unas enormes inversiones, al haberse convertido el AVE en el estándar mínimo para la captación de este tráfico ferroviario«.

Sin embargo, ha criticado que «no sucede lo mismo con las mercancías«, ya que, ha puntualizado el Colegio, entre la fecha de la anterior formulación de las TENT, 2003, y el año 2010 el transporte ferroviario de mercancías ha perdido más del 35% de su tráfico, pasando de una cuota del 5,7% del transporte terrestre al 3,7% en 2010, «en un progresivo e imparable declive».

Para este colectivo, «a ese declive» contribuye «no solo la rigidez estructural de la prestación de servicios ferroviarios de transporte de mercancías, que precisa de una actuación más enérgica que la que se ha dado en el pasado«, sino también «la concepción de una red radial, diseñada en el siglo XIX y principios del XX, que no es adecuada para el transporte de mercancías, cuya lógica no es la territorial o demográfica, sino la de la localización de los centros de producción y consumo, y la de la logística adecuada para trasladar los bienes entre unos y otros«.

Transporte de mercancías

El Colegio de Ingenieros de Caminos ha destacado que uno de los «mayores retos» que tiene la política de infraestructuras de transporte en España, es conseguir un ferrocarril de mercancías «eficiente, que en concordancia con las políticas de transporte de la Unión, descongestione la carretera, reduzca la contaminación y las  misiones de carbono, y proporcione una herramienta eficaz para la producción y la exportación«.

«En particular, nuestra red no es adecuada para la circulación de mercancías dentro de España ni lo es para la exportación, que precisaría de una red policéntrica y mallada para ser eficaz«, ha subrayado.

La propuesta española, aceptada por la Comisión Europea y plasmada en la red TEN-T, «corrige en gran medida estos defectos, desarrollando el concepto de corredor, que une los centros con mayor potencialidad en la generación de cargas«. Además, para el Colegio, «notables iniciativas«, como Ferrmed, «han mostrado todo el potencial» de los corredores de transporte.

El Colegio de Ingenieros de Caminos considera que «toda política ferroviaria que no se base en dotar de infraestructura a los corredores donde se generan las cargas, está destinada al fracaso» y, en este sentido, ha señalado que «la rentabilidad de las inversiones en infraestructura está directamente asociada a la rentabilidad para los operadores de transporte«.

Al respecto, ha subrayado que el Corredor Mediterráneo «reúne todas esas características, enlazando los mayores centros que pueden generar carga para el ferrocarril, y en especial los mayores puertos españoles«.