Kalmar ha lanzado unas nuevas baterías de iones de litio para su gama de carretillas eléctricas de entre cinco y nueve toneladas. Este tipo de baterías suponen grandes ventajas respecto a las baterías de plomo tradicionales.

En primer lugar, permiten una carga mucho más rápida, que puede realizarse en los descansos de la jornada laboral, lo que implica un gran aumento de la productividad, además de no ser necesario reemplazarlas ni disponer de baterías de repuesto o de un equipamiento especial para su cambio.

La carga no produce emisiones contaminantes, como en el caso de las de plomo, por lo que puede realizarse en cualquier lugar de las instalaciones, eliminando así la obligación de disponer de áreas de carga con protección especial.

Por otro lado, la duración de las baterías de iones de litio es entre tres y cinco veces superior a la de las baterías de plomo, y consumen menos energía al sobrecargarse. De esta manera, Kalmar logra simplificar el mantenimiento de sus carretillas, que ofrecen más horas de servicio e importantes ahorros, a partir de una solución sostenible.