tren-coradia-lindt-de-alstom-propulsado-por-hidrogeno

El objetivo es demostrar que eliminar las emisiones nocivas es técnicamente factible y ofrece amplios beneficios.

El Foro Internacional del Transporte, que se ha celebrado en mayo en Alemania, ha acogido la puesta en marcha de la Alianza para la Descarbonización del Transporte, que busca sumar fuerzas para reducir sus emisiones a cero en el año 2050. 

Actualmente, las del transporte representan el 25% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la generación de energía. En este contexto, la Alianza promoverá el debate sobre la descarbonización a nivel global, nacional y local con políticas públicas y corporativas.

El objetivo es demostrar que eliminar las emisiones nocivas es técnicamente factible, económicamente atractivo y ofrece amplios beneficios sociales y ambientales. Entre los países fundadores de esta coalición se encuentran Costa Rica, Finlandia, Francia, Luxemburgo, los Países Bajos y Portugal.

A ellos se suman las ciudades de Curitiba, en Brasil, Rotterdam, en los Países Bajos y Lisboa en Portugal, así como algunos municipios lusos agrupados en el Frente Atlántico. Las empresas que participarán serán Alstom, CEiiA, EDP, Itaipu, Binacional, Michelin y PTV

Primer tren propulsado por hidrógeno

Desde hace años, el Grupo Alstom está comprometido con la lucha contra el cambio climático y ha definido su propia estrategia, basada en el desarrollo de soluciones eléctricas y eficientes, la transición energética hacia la movilidad sostenible, y la descarbonización de sus operaciones.

Prueba de ello es que recientemente ha lanzado el Coradia iLint, el primer tren del mundo propulsado por hidrógeno, que entrará en servicio en 2018 en Alemania. Alimentado por una pila de combustible en la que el hidrógeno se convierte en energía eléctrica, solamente emite vapor y agua.