La nueva alianza entre Maersk y Alibaba, que permite al operador ofertar sus espacios de carga directamente en la plataforma digital, podría generar beneficios para las empresas transitarias.

Según el transitario on-line iContainers, pueden proporcionar una gama de servicios mucho más amplia que la de las navieras, como aduanas, almacenaje y distribución, y más ajustada a las necesidades de los clientes.

Las navieras todavía necesitan a los transitarios, y si optasen por la estrategia de vender directamente sus espacios a pymes, deberían cambiar parte de sus procesos de trabajo e incluir en su oferta el transporte terrestre, las aduanas y el seguro. En este sentido, la transitaria apuesta por la colaboración entre los diferentes actores para mejorar la eficiencia del sector.

El nuevo servicio, que se ha presentado al mercado a través del proveedor de servicios de importación y exportación OneTouch, perteneciente a la empresa de comercio electrónico, permitirá a los cargadores chinos realizar reservas de envío desde la propia plataforma electrónica, pero tendrán que pagar por adelantado un depósito para asegurar el precio de la carga.

En este sentido, el cofundador y director general de iContainers en Estados Unidos, Carlos Hernández, señala que los clientes más grandes no aceptarán esta obligación porque «no están acostumbrados» a trabajar de esta manera si no se incluye un servicio integral.

Sin embargo, según el director, que considera que se trata de la primera de muchas colaboraciones entre navieras y empresas de comercio electrónico, el objetivo de Maersk con esta operación es focalizarse en las pequeñas y medianas empresas para responder a la sobrecapacidad del mercado.

Servicios puerta a puerta

Por otro lado, Hernández defiende el modelo empresarial de los transitarios online en esta etapa de incorporación de la tecnología al ámbito marítimo, ya que proporciona a los clientes una solución para reservar al instante sus servicios, además de poder seguir y rastrear la carga. Su siguiente propósito será ofrecer servicios puerta a puerta para que la logística se asemeje a la de los servicios de mensajería.

En esta línea, conviene destacar que en marzo de 2016, Amazon se registró en China para funcionar como un transitario, y que incluso ha alquilado aviones para gestionar sus propios envíos en Estados Unidos.