El impulso de la posible nueva autopista del mar entre Vigo y Saint Nazaire no ha supuesto ningún inconveniente para la naviera LD Lines, que opera la autopista española del mar entre Gijón y Nantes, que ha captado nuevos clientes entre los importadores franceses de granito para obra civil que utilizaban la carretera para transportar el material desde las canteras de Portugal y también desde Extremadura.

La entrada en este nuevo sector como cliente, refuerza a la autopista del mar que durante los últimos meses ha registrado acusados descensos en el número de vehículos que transporta hacia Francia. 

Según ha informado el periódico local La nueva España, anteriormente, estos embarques de granito con destino a Francia se llevaban a cabo por transporte terrestre en cantidades pequeñas, trasvasando la piedra de los camiones a mafis, que son plataformas metálicas sobre ruedas. Sin embargo, desde el mes de agosto los envíos de esta material han empezado a crecer y por ello se están transportando a través de semirremolques. En concreto, se están embarcando unos 30 semirremolques al mes, lo que se traduce en un total en torno a las 750 tn de carga de granito portugués.

También algunas canteras extremeñas se han sumado a la autopista del mar, ya que en España no hay demanda de obra civil, por lo que muchas empresas de la región han orientado su negocio hacia la exportación de la piedra a Francia.

Anteriormente, para consolidar la línea LD Lines buscaba captar la importación de mercancías europeas hacia la península, porque los buques que salían desde Gijón estaban llenos. Sin embargo, con la crisis francesa, la naviera busca nuevos clientes que embarquen en El Musel para compensar la caída en los envíos.