Portacontenedores atravesando el canal de Panamá

Portacontenedores atravesando el canal de Panamá.

El futuro del Canal de Panamá depende del desarrollo de los servicios logísticos y portuarios del país, que aportan un valor añadido a la ruta de tránsito por la vía panameña, según recogen varios medios latinoamericanos.

Una vez se finalicen las obras de ampliación, el Canal, por el que actualmente pasan 326,8 millones de toneladas al año, tendrá que hacer frente a la competencia del sistema intermodal de carga de Estados Unidos, el canal de Suez y el proyecto de otro canal por Nicaragua.

Así, la Autoridad Portuaria ha solicitado que se empiece a planear una «ruta logística», en donde se integren servicios de almacenamiento, transporte y transbordo, entre otros.

En concreto, ha apostado por estudiar las tendencias y los cambios en el comercio marítimo, para comprender los retos y aplicarlo al diseño de políticas sostenibles que conviertan a Panamá en una «fuerza logística». En concreto, ha señalado el paso del dominio del transporte de graneles al de contenedores, «el de mayor rentabilidad para el canal».

En el Índice de Desempeño Logístico del 2014, IDL, elaborado por el Banco Mundial, Panamá se ha situado en el 45º puesto, mejorando 16 posiciones en la medición de la actividad de 160 países.