La Cámara de Comercio de Barcelona reclama a las Administraciones soluciones tecnológicas y de infraestructura para que el transporte pueda adaptarse a la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona.

La institución recalca que la moratoria para que los vehículos de transporte de mercancías y reparto sin etiqueta de la DGT puedan acceder a esta área hasta mediados de 2022 se produce sin que se haya avanzado en la concesión de ayudas a las empresas de transporte para que modernicen de sus flotas.

En este contexto, la Cámara barcelonesa solicita un plan de ayudas directas para la renovación de vehículos paralela al programa MOVES III, así como el establecimiento de alternativas reales y la aprobación de un procedimiento de homologación para la reconversión de los vehículos diésel, mediante la homologación de filtros catalizadores.

Por otra parte, también se pide una normativa que garantice el abastecimiento de los productos actualmente existentes para la reducción de emisiones como el AdBlue, además de garantías de que existe la infraestructura suficiente para abastecer a los vehículos de transporte de mercancías y viajeros de combustibles menos contaminantes.

Finalmente, la institución aboga por que se autorice la circulación de los vehículos, tanto los de nueva compra como los actuales una vez homologados, hasta agotar toda su vida útil, para asegurar que los profesionales puedan amortizar su inversión.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px