ciberdelincuencia delito informatico hacker

La mayor parte de las empresas españolas de logística y transporte reaccionan a cualquier ataque informático en menos de ocho horas.

El sector español de logística y transporte dedica un 12,6% de su presupuesto anual de tecnologías de la información a ciberseguridad, un registro que es cuatro puntos superior a la media de las compañías nacionales de otros sectores y, de igual modo, también está por encima de las empresas del mismo sector en otros países, con un 12,2%.

Además, según los datos del estudio Hiscox Cyber Readiness Report 2019, este liderazgo en inversión se mantendrá en los próximos años, ya que un 65% de las empresas españolas del sector tienen previsto aumentar la inversión destinada a ciberseguridad en los próximos doce meses, dato que se coloca en consonancia con el entorno internacional.

En este sentido, el 62% de las empresas españolas de logística y transporte cuentan con una estrategia de ciberseguridad definida, frente al 57% de las compañías de otros sectores o industrias.

El sector reacciona con rapidez ante los riesgos cibernéticos

Sin embargo, a pesar de esta preparación el sector percibe una mayor presión regulatoria que el resto de mercados, toda vez que el 73% de las compañías cree que se ha producido un aumento de los requisitos de este tipo que exige la Administración.

Por otra parte, según el informe elaborado por Hiscox, las empresas del sector logístico y de transporte suelen reaccionar rápidamente para gestionar cualquier incidente cibernético, ya que solo el 25% de todas ellas tarda más de ocho horas en descubrir el ataque y erradicar la amenaza y un 17% tarda más de ocho horas en recuperar la actividad tras el incidente.

Así mismo, entre las empresas españolas de este sector que han registrado incidencias cibernéticas, las más habituales han sido virus informático, que han afectado al 23% de las compañías; ataques de ransomware, con un 12%, brechas de seguridad con pérdida de datos del cliente, con otro 12%, ataques distribuidos de denegación de servicio, con un 8%, brechas de seguridad con pérdida de datos de empleados, con otro 8%, y equipo perdido o robado con datos sensibles, con un 4%.