Los transportistas abogan por una rebaja del 80% para usar la AP-68

La actividad logística más subcontratada sigue siendo el transporte.

El aspecto más importante de la logística del futuro será la colaboración en materia de transporte. Esta es la opinión del 39,4% de los directores de Logística o Supply Chain españoles que han participado en el IX Barómetro del Círculo Logístico del SIL, en el que un 32,5% de los apunta al intercambio de información estandarizada como una de las principales claves.

La colaboración en materia de almacenaje, la flexibilidad multicanal, la automatización, la visibilidad de la cadena de suministro o el e-commerce se encuentran también entre los puntos más relevantes a tener en cuenta.

La actividad logística más subcontratada sigue siendo el transporte. Un 96,4 % de los participantes subcontrata este tipo de servicios, cifra que ha aumentado un 5,2% respecto al año pasado, situándolos muy por encima de los de distribución, que ocupan el segundo puesto, con el 55,4%.

El sector del textil y el retail, con un 99,2%, es el que más subcontrata el transporte, mientras que el de la tecnología y la electrónica, con un 88,6%, es el que menos. Por lo que se refiere a la distribución, el principal cliente proviene también del sector del textil y del retail, con un 61,8%.

Un 97,3% de los directores encuestados asegura que la gestión del transporte es importante o muy importante en el modelo de negocio de su empresa, siendo la calidad uno de los aspectos más valorados en la subcontratación de cualquier servicio logístico, seguido del ahorro, la experiencia y la confianza.

A favor de las 44 toneladas

En general, los cargadores españoles son partidarios de la implantación de las 44 toneladas en el transporte de mercancías por carretera, a pesar de que ha disminuido considerablemente el número. Si en 2016 un 75% de los directores se mostraban partidarios de su implantación, la cifra ha disminuido hasta un 56,7% en 2017.

Entre sus principales preocupaciones, destacan el servicio y la calidad, así como la optimización de costes y stocks, la rapidez y la información. Además, la innovación y la adaptación del sector a la Industria 4.0 son algunos de los temas en los que la preocupación ha aumentado más en 2017.