El PSOE pedirá una mayor implicación de la Comisión Europea para mantener la Autopista del Mar entre Gijón y Nantes, la línea marítima suspendida por parte de LD Lines el pasado 18 de septiembre, tras finalizar el plazo de las subvenciones que recibía para su mantenimiento.

El eurodiputado socialista Jonás Fernández ha mantenido este martes 14 de octubre una reunión con la vicepresidenta del grupo socialista europeo, Isabelle Thomas, para abordar las posibilidades de actuación desde el Parlamento con el fin de aumentar la presión sobre las instituciones europeas y el Gobierno español.

Para ello, el grupo socialista propondrá formalmente a la Comisión «que se implique de forma directa en la recuperación de la línea», ha señalado el eurodiputado asturiano, que considera que hay que mejorar también la información común y la línea de comunicación entre los gobiernos español y francés.

Por su parte, la eurodiputada francesa ha transmitido la vocación del gobierno regional de Nantes y el deseo del gobierno francés de mantener esta línea.

Iniciativas que es importante mantener 

En el Arco Atlántico, según defiende Fernández, son vitales las iniciativas como esta línea para mejorar la comunicación, por ello, es importante mantenerla porque no sólo afecta a Asturias, sino a todo el noroeste español y norte de Portugal.

Desde la Dirección General de Movilidad y Transporte de la Comisión Europea mostraron la semana pasada su disponibilidad para licitar una nueva autopista del mar entre Gijón y Nantes, que contaría con ayudas estatales y comunitarias y entraría en servicio en 2016.

Además, también se ha respaldado la posibilidad de prolongar «dentro de un plazo limitado» las ayudas que venía recibiendo la línea que entró en servicio hace cuatro años y que fue suspendida por la operadora LD Lines en septiembre, compañía desde la que alegaron que la autopista no era rentable a pesar de contar con un 75% de ocupación.

En sus cuatro años de funcionamiento, esta autopista del mar ha transportado más de 195.000 vehículos y más de 190.000 viajeros y ha permitido retirar de las carreteras unos 18.000 camiones al año.