La Comisión Europea está evaluando actualmente la normativa comunitaria que establece los tiempos de conducción y descanso en el transporte por carretera, un ejercicio de análisis en el que se está considerando la posible flexibilización de «la vuelta a casa» en el transporte internacional.

Así lo ha señalado recientemente la comisaria europea de Transporte, Violeta Bulc, al eurodiputado finlandés Hannu Takkula.

A finales de marzo, el político del Partido del Centro finlandés interpeló a la Comisión Europea exponiendo la problemática que experimentan los conductores de su país, similar a la de los profesionales españoles, cuando el cumplimiento del Reglamento 561/2006 les impide realizar el descanso semanal en casa, con los consecuentes efectos negativos en la vida familiar, lo que les obliga a hacer noche en la carretera. 

En este sentido, Takkula preguntó a la Comisión si se han realizado estudios regionales, o si se piensan llevar a cabo si aún no se ha hecho, sobre el impacto que la regulación de los tiempos de conducción y descanso tienen en la seguridad vial y el descanso de los conductores. 

Tras interrogar sobre los planes de la Comisión, el eurodiputado fue más allá y preguntó al organismo si cabría la posibilidad de que la Comisión permitiera una flexibilidad regional en esta norma en las regiones donde el clima y las distancias son excepcionales.

La Comisión «considera» esta posibilidad

La reciente respuesta de Violeta Bulc al político finlandés señala que la Comisión «está evaluando» la actual normativa de tiempos de conducción y descanso para «identificar qué normas podrían no estar claras y cuáles no son aptas para cumplir con el propósito de la norma comunitaria, así como aquellas difíciles de cumplir de manera uniforme».

En este sentido, la comisaria señala que las «flexibilidades» a la que se refiere Takkula «son algunos de los puntos que se están considerando».

Sobre la base de los resultados de este análisis, la Comisión «decidirá sobre la necesidad de actualizar y reforzar la legislación existente»,  con el fin de garantizar una adecuada protección social de los trabajadores en un mercado de transporte justo y eficiente, ha apuntado Bulc.