El puerto de Bilbao ha movido el pasado 2020 un total de 29,5 millones de toneladas, un 16,65% menos que durante 2019, aunque los responsables del enclave tienen esperanzas en que este año los datos sean mejores.

Con más detalle, la dársena vizcaína ha movido el pasado ejercicio 18,16 millones de toneladas de graneles líquidos, un 12,8% anual menos, y 3,67 millones de toneladas de graneles sólidos, un 21,6% menos que un año antes.

De igual manera, el enclave también ha registrado 2,54 millones de toneladas de mercancía general, un 21,3% anual menos.

Así mismo, el tráfico de contenedores del puerto bilbaíno, muy afectado por la crisis de la estiba, ha retrocedido un 22,7% anual, para un volumen en todo 2020 de 485.776 TEUs.

Según la Autoridad Portuaria, los tráficos que más han sufrido son, por un lado, el crudo de petróleo y fuel-oil por la falta de demanda de combustibles, que ha llevado a Petronor a parar una de sus dos unidades de producción, lo que ha reducido en un 40% su capacidad para procesar petróleo.

Por otro lado, también se ha producido una caída importante de los productos siderometalúrgicos por la crisis y por preavisos y huelga de estiba, que ha llevado a algunas empresas a llevar sus productos por otros enclaves o modos de transporte.

Así mismo, en cuanto al número de buques, en 2020 se han totalizado 2.338 escalas, 480 menos que en 2019 por el impacto de la pandemia en los tráficos del ferry reduce y en el atraque de cruceros.