La Dirección General de Tráfico ampliará la Masa Máxima Autorizada del carnet tipo B para furgonetas eléctricas, que pasará de los 3.500 kg hasta los 4.200. Así lo ha explicado su director, Pere Navarro, durante una visita a la Escuela de Repartidores de UNO, donde ha aclarado que el cambio se debe a la necesidad de compensar el peso extra de las baterías de este tipo de vehículos.

Esta medida, que venía reclamando desde hace meses la patronal, favorecerá la electrificación de la flota de furgonetas en España. Hasta ahora el incremento del peso de la batería eléctrica penalizaba a los conductores con carnet B, que superaban la MMA permitida para su permiso de conducir.

El cambio, que quedará recogido en el Reglamento General de Conductores, permitirá eliminar una de las principales trabas existentes a la apuesta de los operadores por vehículos más ecológicos.

Se pretende con ello potenciar la electrificación de la flota de furgonetas en España, si bien para poder acogerse a esta medida, los conductores tendrán que contar con dos años de experiencia con este carnet.

Navarro también ha hecho hincapié en la necesidad de reforzar la formación de los profesionales en materia de seguridad vial e integrar en los vehículos de reparto de mercancías nuevos sistemas de ayuda a la conducción, teniendo el cuenta el peso que está adquiriendo el sector ante el incremento del e-commerce.