Este fin de semana, los estibadores del puerto de Avilés han llevado a cabo una jornada de huelga y, posteriormente, han decidido suspender las movilizaciones a la espera de nuevas negociaciones.

En el trasfondo de la situación se encuentra la falta de acuerdo entre las empresas del puerto y los trabajadores del servicio portuario de manipulación de mercancías en relación con el futuro del centro de empleo portuario, la incorporación de más personal y el rejuvenecimiento de la plantilla de estibadores.

La posición de la Autoridad Portuaria de Avilés, a falta de un fallido intento de mediación que se produjo el pasado viernes, ha servico, en cambio, para que los estibadores del puerto asturiano hayan decidido en asamblea suspender la huelga para intentar un nuevo proceso negociador esta semana.

Ahora, las partes esperan que la capacidad de intermediación de los responsables del recinto portuario avilesino sirva para reconducir la situación y llevar las negociaciones a un acuerdo.

Las conversaciones girarán en torno a las necesidades de personal de la estiba del enclave asturiano para los próximos años, que los estibadores cifran en un mínimo de 46, aunque existen dificultades para la posibilidad de cubrir las vacantes que dejarán las cinco jubilaciones que están próximas a producirse.