carga-de-coches-seat_setram

La tasa de motorización registrada en las diversas regiones a menudo está vinculada a problemas económicos.

La industria del automóvil ha liderado históricamente los cambios más disruptivos. Desde la producción en serie a principios del siglo XX, a hoy, con los retos de la motorización eléctrica y la conducción autónoma. Si descendemos a circunstancias más cotidianas de los fabricantes de automóvil en Europa, hay variables que merecen detallados análisis. En esta ocasión, me refiero a la evolución de los stocks de vehículos y sus efectos en las grandes cifras macroeconómicas y en las variables microeconómicas.

Según informa Eurostat, y con datos cerrados hasta del año 2015, seis de las 10 regiones con el mayor número de automóviles de pasajeros por habitante se encuentran en Italia. Por otro lado, seis regiones de las 10 que tenían el número más bajo de turismos por habitante se encontraban en Rumanía. Al mismo tiempo, entre 1996 y 2015, Rumanía registró el segundo mayor crecimiento medio anual entre los Estados Miembros de la UE-28, con un 5,02%, después de Polonia, con un 5,21%. Turquía mostró un aumento similar alto con un crecimiento anual promedio de 5,11%.

La fabricación de automóviles, su logística, exportación y comercialización es uno de los sectores económicos más vertebradores de un país

En el extremo opuesto de la escala, Francia fue el país donde el número de turismos por habitante se mantuvo casi estable durante el período considerado, con un crecimiento anual medio del 0,02%. Solamente Alemania, con un incremento del 0,41%, Suecia con el 0,73%, Luxemburgo y Bélgica, con un 0,8%, e Italia con un aumento del 0.83%, registraron un crecimiento anual promedio entre 1996 y 2015 de menos del 1%. En general, los Estados Miembros bálticos, orientales y centroeuropeos, así como Turquía, registraron crecimientos más fuertes durante el período 1996-2015 que los países de Europa occidental.

mapa-fabricantes-automoviles-por-provincias

Distribución de la fabricación de vehículos en España.

La tasa de motorización registrada en las diversas regiones de la Unión Europea a menudo está vinculada a problemas económicos. Un caso especial es la región italiana de Valle d’Aosta, con una menor imposición sobre el registro de vehículos nuevos, lo que hace que se sobreestime el número de turismos por habitante. Varias regiones cercanas a ciudades más grandes también tienen una gran cantidad de automóviles de pasajeros, lo que sugiere un mayor número de pasajeros. Ejemplos de esto son Flevoland en los Países Bajos, Lazio en Italia y Attiki en Grecia.

Hay que subrayar las importantes disparidades observadas entre los países de Europa occidental y oriental al considerar el número de turismos por habitante en 2015. En general, los países de Europa del Este registran el menor número de turismos por habitante. En comparación, los países de Europa occidental registran tasas más altas.

Hay un fuerte contraste norte-sur en Italia, donde las regiones del norte registran un mayor número de automóviles por habitante que las del sur. En Grecia, también se observan fuertes diferencias regionales entre la alta tasa registrada en la región de Attiki, con 0,72 automóviles de pasajeros por habitante en 2015, y la baja tasa observada en las demás regiones del país.

El automóvil, reflejo de la salud de una economía

La fabricación de automóviles, su logística, exportación y comercialización es uno de los sectores económicos más vertebradores, como demuestran algunos datos de la economía española. Así, en 2016, el sector del automóvil ha contribuido a la Hacienda Pública con 26.612 millones de euros, un 3% más que la cifra registrada en 2015.

La fabricación de vehículos y componentes ha representado un 8,6% del Producto Interior Bruto español, una décima menos que el año anterior, aunque si se suman las actividades de comercialización, posventa, servicios financieros o seguros, se eleva hasta el 10%.

España sigue siendo el segundo país europeo y octavo del mundo en producción de automóviles

Es una industria que sigue generando trabajo cualificado y estable, en la que el 83% de sus empleados tiene un contrato indefinido. De hecho, en 2016 se han creado 6.300 nuevos puestos laborales, un 7,3% más que en 2015, y en estos momentos supone el 9% del total de la población activa en España.

La exportación ha aumentado un 7%, superando los 2,4 millones de vehículos, hasta alcanzar los 49.400 millones de euros. Esto ha supuesto un superávit comercial de 18.300 millones de euros, el 6,9% más. Todos estos datos hacen que España continúe siendo el segundo país europeo y octavo del mundo en producción de automóviles.

Miquel Tarragona
Director general de Setram

miguel-tarragona_setram