Como se temía gran parte del sector, las diferencias en los criterios de exigencia y condiciones que reúnen los certificados covid en la Unión Europea están dificultando la labor de los transportistas de internacional.

Pese a que parece que existe una amplia mayoría a favor de que los transportistas sean eximidos de la obligatoriedad de acreditar su pasaporte sanitario para sus desplazamientos en el interior de la UE, cada país hace lo que estima oportuno en sus pasos fronterizos.

Por un lado, algunos países como Italia, cuyo Gobierno acordó exceptuar de tal obligación a los transportistas extranjeros que accedan a su territorio, exige exclusivamente una Declaración de Desplazamiento, preferentemente a través de internet o bien en papel.

Sin embargo, como refiere Fenadismer, Francia, ha establecido este mismo mes la obligatoriedad de exigir el certificado covid no sólo en los pasos fronterizos sino también para acceder a cafeterías, restaurantes, centros comerciales, hospitales, centros médico-sociales, al igual que para viajar en avión, tren o autobús en el caso de trayectos de larga distancia.

Como consecuencia, la organización empresarial reporta muchas quejas de transportistas españoles que están teniendo numerosas dificultades para poder desarrollar su actividad debido a que buena parte de los códigos QR que se incorporan a los certificados covid expedidos en sus comunidades autónomas de origen no son legibles en los controles que llevan a cabo las autoridades francesas en algunos pasos fronterizos.

Así pues esta situación está entorpeciendo gravemente la actividad del transporte internacional de mercancías.