Carretera en mal estado

En carreteras se debe invertir más en conservación que en obra nueva, según la Fundación CEA.

Desde la Fundación CEA (Comisariado Europeo del Automóvil) han valorado como insuficiente la inversión destinada a la conservación de carreteras en España, dada la importancia que tiene el buen estado de la calzada en la seguridad vial y la prevención de accidentes de tráfico.

En este sentido, destacan la marginación a la que se ha visto sometida la conservación de las carreteras españolas durante los últimos años. Sólo para 2016 se prevé un aumento anual del 4,5%, hasta los 2.007,8 millones de euros, en los presupuestos del Ministerio de Fomento, que en su mayoría se destinan a construcción en lugar de a mantenimiento de la vía.

«La conservación de carreteras es un alto precio que siempre pagan los conductores», indican desde CEA tras asegurar que la circulación por una carretera en mal estado provoca, además de accidentes de tráfico, un mayor gasto de combustible y desgaste del neumático.

Así, el problema de la falta de mantenimiento de las vías supone un sobrecoste anual para los usuarios de las mismas de aproximadamente 2.000 millones de euros.

Obligación de la Administración

La Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial recoge, tal y como recuerdan desde la Fundación, que corresponde al titular de la vía la responsabilidad del mantenimiento de la misma en las mejores condiciones posibles de seguridad para la circulación y la instalación y conservación en ella de las adecuadas señales y marcas viales.

Del mismo modo, la Ley también indica que el titular de la vía o, en su caso, la autoridad encargada de la regulación del tráfico, ordenará la inmediata retirada y, en su caso, la sustitución por las que sean adecuadas, de las señales antirreglamentariamente instaladas, de las que hayan perdido su objeto y de las que no lo cumplan por causa de su deterioro.

Invertir hoy para ahorrar mañana

Teniendo en cuenta que conservar es un 70% más económico que construir de cero en materia de carreteras, desde la Fundación señalan que el dinero que se emplea en conservación y en el mantenimiento de las carreteras no es un gasto, sino una inversión.

El mantenimiento de la red viaria alarga la vida útil de la carretera entre 20 y 30 años más. Cada euro que se invierte en conservación supone un ahorro de cinco euros a los 10 años, que sería lo que costaría reparar deficiencias graves en una carretera.