Ford se ha comprometido a poner en el mercado versiones de cero emisiones de todos sus vehículos comerciales, ya sean eléctricos puros o híbridos enchufables, para el año 2024.

El fabricante, que espera que de cara al año 2030 dos tercios de sus ventas de comerciales correspondan a modelos de cero emisiones, pretende realizar grandes inversiones en la electrificación de sus vehículos.

En total, contando turismos y comerciales, destinará al menos 22.000 millones a este proceso hasta el año 2025, lo que supone casi el doble de su plan inicial.

La marca, que ha recuperado su rentabilidad en el cuarto trimestre de 2020, ha destinado 1.000 millones en los últimos dos años a sus costes estructurales, el impulso de los mercados de menor rendimiento, la creación de una gama de vehículos más específica y centrada en el cliente, y el establecimiento de asociaciones para mejorar su rentabilidad.

Crecimiento de la división de Comerciales

En 2020, ha vuelto a situarse, por sexto año consecutivo, en la primera posición en cuanto a ventas de de vehículos comerciales en Europa. El desarrollo de nuevos productos y servicios, el soporte de su red de socios, la alianza con Volkswagen y la ‘joint-venture‘ con Ford Otosan han sido claves para conseguir mantener el crecimiento y la rentabilidad en esta división.

Para continuar en esta línea, se está desarrollando un ecosistema de servicios de conectividad para mejorar la experiencia del cliente. Esto incluye funcionalidades de conectividad relacionadas con el tiempo de actividad o la productividad, como FordPass Pro o Ford Fleet Management.

Además, el fabricante ha creado el grupo de trabajo Team Upshift junto a Google para aprovechar las oportunidades disruptivas que ofrecen los datos. Esta asociación, en combinación con las capacidades internas de Ford, será la base de la transformación de las experiencias y servicios que se ofrecerán a los clientes.

En los próximos meses, se desvelarán más detalles del plan de electrificación de la marca.