Fomento ha hecho públicos los resultados del Plan Nacional de Inspección del Transporte por Carretera llevado a cabo el año pasado, un ejercicio en el que se han detectado 149.512 infracciones detectadas, un 0,93% más que en 2017, con 123.044 expedientes resueltos, un 15,15% anual más y 7.429 de ellos sobreseídos.

Así pues, el importe de las sanciones impuestas por los servicios de Inspección y ya resueltas ha ascendido el pasado ejercicio a 89.603.144 euros, 1.760.808 euros más que en 2017, lo que implica un crecimiento anual de un 2%, según los datos que maneja Fenadismer.

208.000 camiones controlados en carretera

En concreto, el año pasado se han llevado a cabo 607 campañas de inspección a empresas cargadoras, frente a las 745 de un año antes, mientras que la Guardia Civil ha controlado 208.248 vehículos en carretera, un 2,55% más que en 2017 y, además, ha impuesto en estas inspecciones en la ruta un total de 126.661 denuncias, un 0,85% anual más.

De igual modo, en los puertos se ha realizado un control de larga duración en julio y diciembre, con 1.438 vehículos nacionales y 33 vehículos extranjeros controlados, a los que se han impuesto un total de 439 denuncias y 38 inmovilizaciones.

Así mismo, durante el control de larga duración sobre las furgonetas llevado a cabo en febrero y septiembre del año pasado se han llevado a cabo 5.680 inspecciones, que han supuesto 1.774 denuncias, un 18,36% anual menos, y 160 inmovilizaciones, las mismas que en 2017.

Como novedad este año, Fomento ha realizado un control específico de las plataformas digitales de contratación de servicios de transporte de mercancías con 53 actuaciones y un único expediente sancionador.

Las infracciones más cometidas

Entre las infracciones que más se han cometido el año pasado se encuentran las relacionadas con los tiempos de conducción y descanso, con 57.972, un 5,77% anual más, sobre un total de 4.721.660 jornadas controladas, de las que 2.982.119 fueron en carretera  1.739.441 en empresas.

Sin embargo, las sanciones por carencia de tarjetas de transporte ha descendido un 10,16% hasta las 7.696 infracciones, al igual que los expedientes incoados por limitador de velocidad, que suman 546 infracciones, un 11,65% menos que en 2017.

Por lo que respecta a los excesos de peso, el año pasado se han incoado 18.333 infracciones, un 1,23% más que un año antes.

En materia de transporte de mercancías peligrosas, el total asciende a 3.070 infracciones, un 19,61% anual menos, mientras que en perecederas, se han sancionado 1.000 infracciones, un 15,61% menos que en 2017, y en transporte internacional se han producido 1.122, un 9,89% más que en 2017).

Además, el año pasado se han detectado 21 empresas buzón y se han controlado a 997 conductores de estas entidades, mientras que entre los conductores de terceros países inspeccionados en carretera se han impuesto 1.553 infracciones, un 24,35% anual más. 

Finalmente, entre las empresas que no han visado sus autorizaciones de transporte, se han detectado un total de 1.543 infracciones, un 322,74% anual más.