El tráfico ro-ro del puerto de Algeciras acumula 117.715 camiones en el primer trimestre de 2021, destacando especialmente los más de 40.000 camiones movidos en la línea Algeciras-Tánger Med en marzo, que suponen un 25% más.

En las 18 rotaciones de media que cada día conectan ambos puertos, se han transportado en los tres primeros meses del año 110.051 camiones y semirremolques con origen o destino en la UE y el norte de África, lo que supone un 10% más. Por su parte, la línea Algeciras-Ceuta mantiene los mismos niveles de 2020.

Todos estos vehículos atraviesan la península por carretera, por lo que cobra aún más importancia la inversión prevista por Adif de 100 millones en el aumento de gálibos de los túneles de la autopista ferroviaria Algeciras-Zaragoza, adicional a los proyectos para la línea Algeciras-Bobadilla.

Este proyecto permitirá derivar al tren parte de este tráfico, como parte del necesario cambio de modelo del transporte para conseguir la reducción de emisiones.

En el ámbito del tráfico de pasajeros, se han movido 227.616 personas en las líneas del Estrecho, lo que supone un 74% menos. La línea Algeciras-Ceuta sigue limitada a viajes justificados, mientras que las líneas Algeciras-Tánger Med y Tarifa-Tánger Ciudad permanecen afectadas desde marzo de 2020 por el cierre de la frontera con Marruecos.

En este caso, únicamente se permiten viajes extraordinarios de repatriación o dispositivos especiales como el que permite la llegada de temporeras para la campaña de recogida de la fresa en Huelva.

Casi 25 millones de toneladas

En total, en el primer trimestre el puerto de Algeciras ha manipulado 24,8 millones de toneladas, que representan una caída del 9,7%. El tráfico de contenedores se ha reducido en un 13,2% hasta los 1.127.778 TEUs, con un incremento del 13% en los contenedores llenos de exportación y un 1% en los de importación.

Como consecuencia de estos últimos, los tráficos ferroviarios desde la terminal de Isla Verde Exterior han duplicado los registros de 2020. En el caso de los graneles líquidos, se han reducido un 19,1% hasta los 6,1 millones de toneladas, mientras los sólidos han aumentado un 23,8% hasta las 171.289.

Además, el bunkering ha crecido un 27,8%, con 609.428 toneladas, duplicándose en este apartado el suministro en atraque, y la mercancía general se ha reducido un 7,5%, hasta los 17,3 millones de toneladas.