Los datos del último Observatorio del Transporte y la Logística en España que elabora cada año el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana revelan que el sector no había salido de la anterior crisis financiera de 2008, cuando ha sufrido de lleno el impacto de la actual crisis sanitaria.

En concreto, las estadísticas indican que la movilidad interior de mercancías se ha reducido un 36,8% entre 2007 y 2019, mientras que el movimiento exterior de mercancías se ha incrementado en un 18% en idéntico período.

Así mismo, si en el transporte nacional la carretera es el medio hegemónico con una cuota modal de un 95,2%, en los servicios internacionales es el marítimo el que acumula más cuota con un 79,29%, frente al 19,78% del transporte por carretera.

En este mismo sentido, los registros oficiales descubren que el transporte de mercancías por carretera ha sido el que mejor evolución ha vivido en 2019, último año analizado con datos consolidados por el instrumento de Transportes, mientras que el resto de segmentos registraban retrocesos en volúmenes.

Pese a ello, el valor añadido bruto de todos los segmentos de actividad logística y de transporte han tenido un buen comportamiento en 2019, con una subida mayor que la que ha registrado el conjunto del PIB español.

Finalmente, en 2019, los registros del Observatorio también señalan un retroceso de la cuota de transporte intermodal, que se coloca en el 12,9%, seis décimas porcentuales por debajo del registro de 2018.