estiba en el puerto de Valencia

Tras meses de enfrentamiento y parálisis de las negociaciones, el pasado viernes se volvieron a reunir las partes social y empresarial en la mesa de negociación del convenio de estiba del puerto de Valencia con la participación del observador neutral aceptado por ambas partes, Román Cevallos. 

En el encuentro se acordó establecer un calendario de nuevos encuentros semanales a celebrar tras la Semana Santa para lograr nuevos consensos y puntos de encuentros que permitan avanzar en las negociaciones, según ha confirmado a cadenadesuministro.es un portavoz de la plataforma sindical.

Aunque lo logrado el viernes puede parecer poco avance, se destaca su importancia tras meses de desencuentros entre las partes. Es más, en estos momentos es optimista en poder alcanzar una solución al convenio de estiba del puerto de Valencia antes del próximo verano.

Esa solución podría llegar incluso antes, si todas las partes ceden en sus pretensiones de máximos con el fin de garantizar la viabilidad del sector de la estiba del puerto valenciano con un nuevo convenio laboral que permita unas condiciones competitivasque evite la pérdida de tráficos de contenedores tras la decisión de diferentes navieras de desviar sus TEUs a otros puertos.

El viernes también se decidió que Román Cevallos siga participando en los próximos encuentros de la mesa negociadora, con el fin de aportar una visión neutral en los posicionamientos de las partes. De hecho, Cevallos ofreció su “experiencia” en otras negociaciones de negociación colectiva para poder acercar posiciones y llegar cuanto antes a una entente.

No obstante, desde la plataforma sindical se señala a cadenadesuministro.es que las diferencias económicas y cómo lograr la reducción de costes de la estiba valenciana seguirán siendo los inconvenientes principales de la negociación.

De hecho, recuerdan que “podemos competir con Barcelona y Algeciras para ajustar precios, pero no podemos competir con Tánger o Sines porque sus condiciones laborales son inasumibles para nosotros. Podemos luchar contra el puerto que es 5 o 10 euros más económico que nosotros, pero no con puertos que están a años luz de nuestras condiciones laborales”.