camiones frigorificos en un aparcamiento de carretera

La morosidad de las administraciones públicas se ha reducido en 877 millones de euros en el trimestre que abarca desde septiembre hasta noviembre, lo que supone una disminución del 18,2% con respecto al trimestre anterior y un montante total de 3.947 millones de euros, tal y como se desprende del Observatorio del Trabajo Autónomo, elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

De la misma forma, los periodos medios de pago de las administraciones también se han reducido desde los 144 días hasta los 129 días, aún muy por encima de los 30 días que establece la ley de Morosidad y de la Directiva Europea de la UE para este año.

Por su parte, el periodo de pago de las empresas privadas a los autónomos se mantiene en los 85 días del anterior informe, plazo también alejado de los 60 días que establece la ley, lo que supone que el periodo medio total de pago es de 107 días.

En este sentido, las empresas de más de 1.000 trabajadores tardan 126 días de media en pagar, seguidas de las de entre 250 y 1.000 trabajadores (111 días), las de entre 50 y 250 trabajadores (81 días), las de entre 9 y 50 trabajadores (72 días) y las de entre 1 y 9 trabajadores (61 días). Los pagos entre autónomos, por el contrario, se efectúan 59 días después de emitir la factura.

Cataluña y Andalucía suman la tercera parte del total de la deuda

En cuanto a las comunidades autónomas, el estudio resalta que Cataluña y Andalucía concentran el 33,2% del total de la deuda con los autónomos, con 670 millones y 641 millones, respectivamente. La Comunidad Valenciana y la Comunidad de Madrid son las siguientes en el ranking, con 533 millones y 347 millones. En el polo opuesto se encuentran Islas Baleares (97 millones), Extremadura (98 millones), Galicia (128 millones ) y Asturias (129 millones).

En relación a los periodos de pago, las administraciones de Cataluña son las que más tardan en pagar con 143 días de media, seguidas de la Comunidad Valenciana, con 142 días y Andalucía, con 140. Por el contrario, La Rioja con 33 días, Galicia con 35 días y Navarra y País Vasco con 36 días, son las que más rápido pagan a sus proveedores.

Para el presidente de ATA, Lorenzo Amor, la morosidad «sigue lastrando la actividad de los autónomos». «Es triste que haya empresas se sigan financiando a costa de los autónomos. No es de recibo que grandes empresas tarden en pagar cuatro meses a sus proveedores«, ha criticado Amor.

Las sanciones el único camino

Se precisa un cambio cultural en la sociedad española en relación a la morosidad, para lo que las administraciones públicas deben dar ejemplo eliminando los actuales niveles de déficit que mantienen.

La morosidad ha llevado a la quiebra en Europa a un 25% de las empresas, y en España a un 33% de las empresas, y la destrucción de más de 450.000 empleos.

Tras la última reforma de la Ley de lucha contra la morosidad, se ha establecido un plazo “normalizado” de pago de 30 días contados desde la entrega del bien o la prestación del servicio, e incorporado una norma que prohíbe que el plazo de pago pactado entre las partes, supere los 60 días naturales.

Sin embargo, la falta de un régimen sancionador que penalice el incumplimiento de dicha prohibición permite, de hecho, la carencia de efecto real de la norma, provocando una mayor tensión en las relaciones comerciales. Ante esta situación, las sanciones son el único camino.